Cuéntame una historia. Pablito (Esp/Eng)

Pablito00.png


Imagen de Silvia en Pixabay Fuente Editada en Canva. Octubre, 2022

Pablito vivió en un pequeño pueblo en algún país del mundo. En su memoria guarda esos recuerdo de su niñez cuando en la heladería de su padre jugaba que él era el dueño y atendía a los clientes en este caso a sus amiguitos del vecindario.

Su padre le encantaban los helados, tenía una fórmula especial que por ello todo el pueblo pasaba todas las tardes a disfrutar de un rico helado, para reposar del calor y charlar con alguien que en el momento se encuentre allí. Los sabores eran muchos, había diversidad, nadie se aburría de ellos porque cada quien tenía sus favoritos.

Era tanto el gusto por los helados que Pablito decía :

-- Padre, no comas tantos helados cuando los preparas porque mira lo gordo que estás.

Éste le respondía:

--Debo probarlos hijo, para dar con su punto exacto en la cremosidad del mismo.

Pablito pensaba que cuando él tenga su propia heladería buscaría quien pruebe los helados para no estar gordo como su padre, apenas si puede caminar y le asusta que pronto ya no lo haga.


Fuente

Una noche descubrió en un lugar de la heladería un pequeño ratón, Pablito no se asustó al contrario buscó muestras de diferentes sabores de los helados los llevó a otro lugar y miró como el ratoncito los saboreaba. Pensó listo tendré un ratón que le daré a probar de los deliciosos helados que prepararé.

Al día siguiente, cuando ayudaba a su padre a preparar las mezclas le dijo :

_ Padre, no pruebes...voy a llevarlo a que otros lo hagan.

Su padre no le entendió igual siguió probando él.

En la noche, volvió a colocar diferentes sabores de helados pero esta vez para no estar entrando y saliendo activó el dron que su padre compró para vigilar las entradas del negocio pero nunca ha sido utilizado porque no ha hecho falta.

Ya no era un solo ratón sino varios y observaba desde su casa como mostraban agrado en sus caritas cuando probaban el rico helado.

Al día siguiente, le insistió a su padre y el padre accedió, cuando le mostró lo que pasaba su padre no dejó de sorprenderse que hasta los ratones disfrutaban el rico helado que preparaba.

Actualmente, Pablito tiene su heladería, tiene quien pruebe las mezclas. Invirtió en un dron de última generación, pero si lo usa para proteger sus instalaciones de personas que quieran entrar en ella.

image.png


Fuente


Separadores cortesía de @mayvileros

Feliz navidad (2).gif


ENGLISH


Pablito00.png


Image from Silvia in Pixabay Source Edited in Canva. October, 2022

Pablito lived in a small village somewhere in the world. In his memory he keeps those memories of his childhood when in his father's ice cream parlour he played that he was the owner and served the customers, in this case his friends from the neighbourhood.

His father loved ice cream, he had a special formula and that is why the whole town would come every afternoon to enjoy a delicious ice cream, to take a break from the heat and chat with someone who happened to be there at the time. There were many flavours, there was diversity, nobody got bored of them because everyone had their favourites.

They were so fond of ice cream that Pablito used to say: "Father, don't eat so many ice creams:

-- Father, don't eat so many ice creams when you prepare them because look how fat you are.

He would reply:

--I must try them, son, to find the exact point in the creaminess of the ice cream.

Pablito thought that when he had his own ice cream shop he would look for someone to taste the ice creams so that he wouldn't be as fat as his father, he could hardly walk and he was afraid that soon he wouldn't be able to.


Source

One night he discovered a little mouse in one part of the ice cream parlour, Pablito was not scared, on the contrary, he looked for samples of different flavours of ice cream and took them to another place and watched how the little mouse tasted them. He thought, ready, I'll have a mouse and I'll give him a taste of the delicious ice cream I'll prepare.

The next day, when he was helping his father to prepare the mixtures, he said to him:

Father, don't try it...I'm going to take it to others to make it.

His father didn't understand him, but he kept on tasting it himself.
In the evening, he again placed different flavours of ice cream but this time, so as not to be going in and out, he activated the drone that his father had bought to watch the entrances of the shop but it has never been used because it has not been necessary.

It was no longer just one mouse but several and he watched from his house as they showed pleasure on their little faces when they tasted the delicious ice cream.

The next day, he insisted to his father and his father agreed. When he showed him what was happening, his father was surprised that even the mice enjoyed the delicious ice cream he was preparing.

Nowadays, Pablito has his own ice cream parlour, he has someone to taste the mixes. He invested in a state-of-the-art drone, but he does use it to protect his premises from people who want to break in.

image.png


Source


Traductor DeepL
Dividers courtesy of @mayvileros

Feliz navidad (3).gif



0
0
0.000
20 comments
avatar
(Edited)

Leyendo tu muy buen cuento, a mi mente, afloraron tres recuerdos:

  1. La famosa heladería Coromoto, que obtuvo un récord Guiness, la de los mil y un sabores, que se encuentre cerrada en Mérida, mi querida Venezuela.

  2. La película animada Ratatouille.

  3. Me encanta el helado de Ron Pasas... Se me hizo agua la boca...

0
0
0.000
avatar
(Edited)

Hola
Escuché hace unas semanas o leí que la heladería famosa de Mérida (Venezuela) volvió a abrir...no sé que tan cierto sea.

La película de Ratatouille me gustó mucho, pero te digo en el momento de escribir la historia no me acordé de ella...solo pensaba como incluir el dron jaja ja

Me gusta Ron Pasas, torta suiza, chocolate y todo lo que sea helado...

Saludos

Gracias, muchas gracias

0
0
0.000
avatar

Hola @mercmarg agradable, divertida e ingeniosa historia. Gran originalidad y creatividad tiene Pablito.
Feliz semana para tí y los tuyos.

0
0
0.000
avatar

Si, a la medida que escribía en mi mente veía a Pablito moverse en la heladería para ayudar a su papá...los amiguitos que lo visitaban para degustar el helado y él sonriendo con ellos.

Gracias

Saludos

0
0
0.000
avatar

Qué bonita historia 😍 Me han dado muchas ganas de ir a por un helado 😋

0
0
0.000
avatar

Si, que bien.

Saludos

Gracias por leer.

0
0
0.000
avatar

Beautiful Ice Cream tale.

Additionally, it serves as a reminder to everyone to always take care of their health.

Excellent work, @mercmarg
I wish you a wonderful day.

0
0
0.000
avatar

Saludos @mercmarg

Simpática historia, de narración sencilla en la que criaturas insospechadas terminan salvando el día.

Tu post ha sido votado por @celf.magazine, proyecto curatorial y revista digital sobre arte y cultura en Hive. Únete a nuestra comunidad y comparte tu talento con nosotros.
Your post has been voted by @celf.magazine, curatorial project and digital magazine about art and culture in Hive. Join our community and share your talent with us.



0
0
0.000
avatar

Hola Mercedes :) Me gustó este relato y la preocupación del niño por no estar gordo me pareció muy tierna jajaja. Al menos tomó medidas para que no fuera asi.

Gracias por compartir una parte de tu imaginación. Saludos, que tengas lindo día 💕.

0
0
0.000
avatar

Si, se preocupaba por la gordura de padre.

Gracias, muchas gracias

0
0
0.000
avatar

Fuiste muy ingeniosa para unir los elementos propuestos, te que quedó un historia sencilla y bien estructurada. Saludos.

0
0
0.000
avatar

Solamente puedo pensar en esto
¡Envíen a sanidad a ese negocio! 😧😧😧
Sabiendo lo dañinos que son animales me da de todo al leer tu historia 🤣🤣🤣

Lo que es la inocencia de los niños, él tenía una buena intención, quería ayudar a su padre.
Espero que Pablito no siga teniendo los mismos catadores en su heladería 🐭

¡Saludos!

0
0
0.000
avatar

Claro que no, preparó a personas para catar el sabor ideal de los helados.

0
0
0.000