MY MAGIC WORLD "The Emerald Well" /( CONTEST . "Life as magic" )

pozo esmeralda.jpg

Image created by the author

The Emerald Well

I was 10 years old when I arrived to that beautiful little town called El Paují in the Gran Sabana, as a child my mind had always been connected with magic in a unique way, for me to live in a magical world should be possible, so when we arrived to that little town I could not imagine everything I was about to live.

I will relate these events and only your hearts will determine if they were real or belong to the memories of a little girl with a big imagination.

My uncle Luis, who was the first to arrive in the village, had a reputation in the family as a hippie and crazy, my mother had told us how he had traveled through India on a motorcycle, and after a few years he had given birth to my cousin under a forest in the middle of vines and nature.

While we were at his house, sharing directly with him, he lent us very interesting books about some magical beings, especially one of Gnomes and fairies of the forest, where they described the life of small beings that lived in nature and how they had their homes in the forests, jungles and/or deserts of our planet.

Obviously, I, a child lover of reading, read and reread those books, I loved to think that all those beings could be real.

One day we went to visit for the first time El Pozo Esmeralda, a place that is no more than 3 kilometers from town, we went in his old Jeep long chassis, feeling in the kidneys all the holes in the road.

When we arrived, full of red dust from head to toe (because of the gravel from the road) we got off in a clearing and in front of us there was a wall of trees, I wondered where the well was, it turns out that to get there you had to take a small path or trail. So, excited, we began to descend towards the well.

A path between trees, roots, vines and lots of moisture, you could hear the songs of birds and in the distance the sound of a waterfall that promised an unforgettable walk.

When we arrived, I saw a transparent and crystalline emerald green well, the color of the water was due to the leaves at the bottom, but it was really a super clean and crystalline water, a medium waterfall fell into the well, and there were vines to jump, the most beautiful thing is that the well was surrounded by lots of green moss and small caves that had small plants around them.

While we were there, my uncle told us very seriously that we should try not to step on those little caves, since they were the houses of the gnomes, the ones I had seen in the book, with little red hats and suits.

My heart was about to explode with emotion, I decided to stare at the small caves, I was looking for signs like footprints, some hidden strawberries, something that would give me the certainty that they were real, my heart wanted to believe it.

My uncle also told us about the elementals of nature, the Ondinas and the guardian beings of the forests, even in that area there was talk of the "canaimas", demons that guarded the rivers and rivers. They even spoke of the "canaimas", demons that guarded the rivers and could appear in the form of animals.

That day I jumped into the well, but my heart felt something else, that feeling of being watched, I looked around, and I really felt that we were not alone.

We played for a while, we jumped from the vines, we swam and had fun.

When we were about to leave the well, I approached one of the little caves, a butterfly arrived, my uncle told me it was a fairy, I smiled. He gave me a small strawberry and told me to leave it in front of a small cave covered with mosses and flowers, a gift for the gnomes, which they liked very much.

I left the strawberry, and looked back every now and then, hoping to see some little gnome take the strawberry and run away to hide, we walked a while and when we were almost to the clearing to return to the car, I quickly returned along the path full of roots, my eyes looked for the place where I had left the strawberry, but it was gone, my heart accelerated, a butterfly fluttered near me, I smiled, now I was sure that the magical beings of the forest existed.

Years passed and still, as an adult when I have gone to the Emerald Well, I still leave a little piece of fruit in that little cave, my heart loves to believe that the Undines, the Fairies and the Gnomes do exist, that a magical world is next to ours, and that only the children of the heart can see it.

THANK YOU FOR DEDICATING VALUABLE TIME OF YOUR LIFE TO READ ME.

WITH LOVE

ZULLY

logo final.png

Translated with www.DeepL.com/Translator (free version)

viñeta sin fondo.jpg

ESPAÑOL

pozo esmeralda.jpg

El Pozo Esmeralda

Tenía 10 años cuando llegué a ese pueblito hermoso llamado El Paují en la Gran Sabana, cómo niña siempre mi mente se había conectado con la magia de una forma única, para mí vivir en un mundo mágico debería ser posible, así que cuando llegamos a ese pequeño pueblo no imaginaba todo lo que estaba a punto de vivir.

Relataré estos eventos y sólo sus corazones determinarán si fueron reales o pertenecen a los recuerdos de una niña con mucha imaginación.

Mi tío Luis, quién fue el que llegó primero al pueblo tenía en la familia la fama de hippie y loco, mi mamá nos había contado como se había recorrido la India en moto, y luego de unos años había hecho nacer a mi primo bajo un bosque en medio de lianas y naturaleza.

Estando en su casa, ya compartiendo directamente con él, nos prestó libros muy interesantes sobre algunos seres mágicos, en especial uno de Gnomos y hadas del bosque, donde describían la vida de pequeños seres que vivían en la naturaleza y cómo estos tenían sus casas en los bosques, selvas y/o desiertos de nuestro planeta.

Obviamente, yo, una niña amante de la lectura, leí y releí aquellos libros, amaba pensar que todos aquellos seres podían ser reales.

Un día fuimos a conocer por primera vez El Pozo Esmeralda, un sitio que queda no más de 3 kilómetros del pueblo, fuimos en su viejo Jeep chasis largo, sintiendo en los riñones todos los huecos del camino.

Al llegar, llenos de polvo rojo de pies a cabeza (por el granzón de la carretera) nos bajamos en un claro y frente a nosotros había una pared de árboles, yo me preguntaba dónde estaba el pozo, resulta que para llegar había que tomar un pequeño caminito o trocha. Así que, emocionados comenzamos a bajar hacia el pozo.

Un camino entre árboles, raíces, lianas y mucha humedad, se podían escuchar los cantos de los pajaritos y a lo lejos el sonido de una cascada que prometía un paseo inolvidable.

Cuando llegamos, vi un pozo de color verde esmeralda trasparente y cristalino, el color del agua se debía a las hojas en el fondo, pero realmente era un agua súper limpia y cristalina, una cascada mediana caía en el pozo, y habían lianas para lanzarse, lo más lindo es que el pozo estaba rodeado de mucho musgo verde y pequeñas cuevitas que tenían plantitas a su alrededor .

Estando allí, mi tío nos dijo con mucha seriedad que tratáramos de no pisar esas cuevitas, ya que eran las casa de los gnomos, esos que había visto en el libro, con trajecitos y sombreros rojos.

Mi corazón iba a explotar de emoción, decidí quedarme mirando fijamente las pequeñas cuevas, buscaba señales como huellas, alguna frutilla escondida, algo que me diera la certeza de que si eran reales, mi corazón lo quería creer.

Mi tío también nos hablaba de los elementales de la naturaleza, las Ondinas y los seres guardianes de los bosques, incluso en esa zona se hablaba de los "canaimas" , demonios que cuidaban los ríos y podían presentarse en formas de animales.

Ese día me lancé al pozo, pero mi corazón sentía algo más allá, esa sensación de que te observan, miraba alrededor, y realmente sentía que no estábamos solos.

Jugamos un rato, nos lanzamos de las lianas, nadamos y nos divertimos.

Cuando ya estábamos por irnos del pozo, me acerqué hasta una de las cuevitas, llegó una mariposa, mi tío me dijo que era un hada, sonreí. Me dió una fresa pequeña y me dijo que la dejara frente a una pequeña cuevita cubierta de musgos y flores, un regalo para los gnomos, que a ellos les gustaban mucho.

Dejé la fresa, y miraba hacia atrás cada tanto, esperando ver a algún pequeño gnomo tomar la fresa y salir corriendo a esconderse, caminamos un trecho y cuando ya casi llegabamos al claro para volver al carro, me devolví rápidamente por el camino lleno de raices, mis ojos buscaron el lugar donde había dejado la fresa, pero ya no estaba, mi corazón se aceleró, una mariposa aleteó cerca de mí, yo sonreía, ahora estaba segura de que los seres mágicos del bosque existian.

Años pasaron y todavía, ya de adulta cuando he ido al Pozo Esmeralda sigo dejando un pedacito de fruta en esa cuevita, mi corazón ama creer que si existen las Ondinas, las Hadas y los Gnomos, que un mundo mágico está junto al nuestro, y que sólo lo pueden ver los niños de corazón.

GRACIAS POR DEDICAR TIEMPO VALIOSO DE TU VIDA A LEERME

CON AMOR

ZULLY

logo final.png



0
0
0.000
14 comments
avatar

Una escritura muy sencilla que de una u otra manera nos reencuentra con esos sueños de niño, donde jugabamos con seres imaginarios que intervenían en nuestra vida y que aun siguen con nosotros cuando escribimos sus historias y nos involucramos con la magia.

0
0
0.000
avatar

Gracias por leer y decubrir a esa niña que aún no se desconecta de la magia en estas letras. Un abrazo.

0
0
0.000
avatar
(Edited)

¡Hola amiga @zullyscott! nada como tener el corazón de un niño, donde la magia rodea todo, hermoso relato y si estoy segura que tomaron su fresa esos seres elementales y mágicos. ¡Te creo, saludos!

0
0
0.000
avatar

Hola linda brujita18, tener el corazpon de un niño nos ayuda a vivir la vida con más dulzura e inocencia. Gracias por leer mi cuento. Es un honor para mi. Un abrazo

0
0
0.000
avatar

¡Oh! a la orden!!, lo que es bueno, lindo se tiene que destacar, fue un placer para mi visitarte, ¡Suerte!

0
0
0.000
avatar

You have made me walk along your emerald river accompanying the butterflies, vines, mushrooms and other actors of your story. I love the creativity. And all that we can do with a little imagination, thanks for sharing your walk in this chapter with us.

0
0
0.000
avatar

Thanks to you for letting yourself flow and reach my magical world, next time remember to bring a small strawberry.

0
0
0.000
avatar

Yes, I will, hahaha. I like that part where you go back to check the strawberry.

0
0
0.000
avatar

😀

Genial historia! Me gustó como la escribiste, tu estilo es muy personal y directo, cercano y familiar es una historia 100% real yo siento.
Antes era muy escéptico hasta que salí de mi ciudad y me pasaron cosas sorprendentes. La magia esta dentro nuestro, pero...

Existen lugares épicos como Pozo Esmeralda (que por cierto amaría conocer) donde la pureza de la energía posibilita la vida de elementales y las hadas mariposas son un ejemplo.

Dejarles regalitos y ofrendas es la manera de acercarse a ellas. Las fresas son deliciosas. Que dulce tu regalo.

Cuando me faltan pequeñas cosas pienso graciosamente en los duendes.
Y nunca dejo de buscar hadas en los árboles, aunque se me escapan siempre!

Saludos ❤ y gracias por compartir tu mundo!

🌱🍀🌱🌱🍄🍄🍄🍃🍂🍃🍃💫

0
0
0.000
avatar

Aww. No le digas a nadie que es real, (es mi secreto, luego me creen loca), jajaja. Si algún día deseas, es así: Llegas a Santa Elena de Uairen. Edo.Bolívar, de allí vas a El Pauji y en ese pueblito encontrarás Pozo Esmeralda, El abismo que es un tepuy mágico, El Altar donde se ven por allí algunos amigos de otros mundos. (Ovnis) y pues si vas hacia Peraytepuy podrías encontrarte un Kanaima.

Muchas cosas pasaron en los Saltos , pozos y ríos de El Pauji, ahora sólo queda contarlas como pedazos mágicos de mi vida.

Gracias por conectar y vivir la magia en mis letras.

Un abrazo. Y una fresa para ti

0
0
0.000
avatar

Wuau gracias! Me ayudas a convencerme de una vieja idea que tengo dando vueltas por la cabeza. Se trata de hacer un viaje por América Latina, sin destinos prefijados, solo preguntandole a las personas locas del lugar que me recomienden sus lugares mágicos.

Ñam! Me encantó tu fresa...

(Una pulsera hecha de flores 💮 para vos)

0
0
0.000
avatar

Me siento muy identificado con tu historia, @zullyscott, ya que a mí me pasaron episodios parecidos cuando era un niño y visité con mi familia Río Brito, cercano a la población de Cumanacoa. Estoy convencido de que aquellas mariposas que revolotearon por cientos sobre mi cabeza eran seres de luz que me impregnaron su magia.
Gracias por compartir tu hermosa experiencia. Te saludo con gran afecto.

0
0
0.000
avatar

Que hermoso, las mariposas son mágicas, son mi animal favorito. Te mando un abrazo de vuelta

0
0
0.000